Parar para continuar viajando

Parar para continuar viajando

En mi anterior post, hablé de manera muy apasionada del tren como vehículo del verdadero viajero. Pues bien, no me hagáis mucho caso. En realidad a mí lo que me gusta es viajar por carretera y cada vez que no lo hago, lo echo de menos. La carretera es lo más parecido...
Berlín vive

Berlín vive

Una parte de mí se quedó en Berlín. La otra se fue con la sensación de que si algún día volviera y se encontrara en cualquier calle de la ciudad con la parte que se quedó, no la reconocería. Tengo pruebas físicas que demuestran que esta sensación no es producto de mi...
Oporto, ciudad de niebla y noche

Oporto, ciudad de niebla y noche

La luz se despereza y entra con timidez en la habitación. Pero no está donde debería estar. Hago un repaso del entorno, sin moverme lo más mínimo de la cama. Por cierto, esta cama no es mi cama. Y esta habitación, tampoco. Y, deduzco, que ésta tampoco es mi ciudad....
Génova, ciudad infinita

Génova, ciudad infinita

Una vez, miré por la ventada del avión y vi una enorme explanada surcada por caminos de agua resplandeciente. Me quedé hipnotizado por la enorme capacidad artística de la naturaleza. ¡Cuánta belleza abstracta! Cuando desperté de aquel ensimismamiento, me pregunté por...
Ver para creer

Ver para creer

Una de las realidades que más me gusta ver cuando salgo de la España cristiana, apostólica, romana y laica es el uso que se dan a las iglesias. Me encanta encontrarme con estas construcciones llenas de turistas y vacías de feligreses. Me encanta que se hayan...

Pin It on Pinterest