Oporto, ciudad de niebla y noche

Oporto, ciudad de niebla y noche

La luz se despereza y entra con timidez en la habitación. Pero no está donde debería estar. Hago un repaso del entorno, sin moverme lo más mínimo de la cama. Por cierto, esta cama no es mi cama. Y esta habitación, tampoco. Y, deduzco, que ésta tampoco es mi ciudad....
Ciudad de luces y sombras

Ciudad de luces y sombras

El miedo al inmenso cielo azul paraliza los sueños de volar de cualquier nube y permite que tus propios sueños alcancen sin obstáculos una altura jamás lograda. Así me sentí en la ciudad de Córdoba durante dos días de intensa luz. Cegado por la aparición de sombras en...
Génova, ciudad infinita

Génova, ciudad infinita

Una vez, miré por la ventada del avión y vi una enorme explanada surcada por caminos de agua resplandeciente. Me quedé hipnotizado por la enorme capacidad artística de la naturaleza. ¡Cuánta belleza abstracta! Cuando desperté de aquel ensimismamiento, me pregunté por...
Palabras abandonadas

Palabras abandonadas

Por un instante pensé que aquella libreta enganchada en uno de los recovecos del puente era simplemente la basura de un cerdo. Pero luego me dije: «palabras abandonas, ¡qué bonito!». Y estuve tentado en cogerla, abrirla y mirar si en alguna de aquellas páginas, había...
Hamburgo me quiere

Hamburgo me quiere

A veces, cuando el avión comienza el descenso, mi cabeza sufre explosiones internas tan dolorosas que me resultan difíciles de creer. Aún así, al aterrizar en Hamburgo, y viendo nevar por la pequeña ventanilla, me sentía feliz. Comenzaba un nuevo viaje en mi vida....

Pin It on Pinterest